4/23/2016

Punkroutine Fanzine


Qué chingón que la producción fanzinera en Monterrey es algo que cada vez se toma más en serio. El caso de Punkroutine, editado por Javier Ibarra, sale a relucir por obtener el premio "Programa de Apoyo a Publicaciones Impresas Raúl Rangel Frías 2015" otorgado por CONARTE. Otra cosa que resalta de esta publicación es que, a diferencia de muchos fanzines, no está grapado sino remendado lo cual lo vuelve más artesanal. Abajo les comparto reseña de los dos números que hasta ahora tengo.

 #6 "Milf & Dilf"
En la contraportada aparece la siguiente pregunta: ¿Qué representa ser una Milf? Interesante forma de abordar este tema el cual considero altamente trascendente. Merece ser analizado y discutido  como tópico central en este fanzine. Milf es un término cuyo significado siempre ha existido pero, en recientes años, es parte del lenguaje coloquial para referirse a señoras sensuales de 30 años en adelante. Está de más que lo defina porque seguramente todos conocemos el término y significado de su abreviación ¿o no?

Esta edición milfera incluye entretenidos relatos con títulos como "A mi esposo le gustan las señoras" de Maira Colín; "Ponle fruta a la piñata" de José Fons Textosterona; "El día que se me quito lo chistosito" de Kuble; entre otros.

Chida colección de cuentos. Los leí rápidamente. La lectura fluye con comodidad entre una buena dosis de humor, reflexiones e inevitable erotismo.

#12 "Monterrey City Rock: Crónicas Musicales".
Gran portada por Pako Ramírez ilustrando una tocada de punk con elementos clásicos: cholos fumando mariguana, policías gays besándose, gueyes en pleno mosh, un morrito dándole al chemo, etc, sin mencionar la aparición de Doug, el personaje de la caricatura noventera, entre cientos de punks, siendo acribillado por un guey verde. Viendo todo esto, queda claro de lo que trata esta edición: anécdotas de tocadas punks, cerveza, slam, patinetas, drogas, orines y excremento.

Mucha nostalgia. Tocadas legendarias en Monterrey, D.F., Guadalajara, y una muy particular en la comunidad de Sauz de San Pedro Escobedo, Querétaro.

Esta edición, más choncha que la de las milfs, incluye interesantes textos como "Satanic Surfers y la eterna juventud" de Andrés Amezcua; "Érase una vez Lactobacillus..." de Yo Soria; "¿Qué tanto es tantito?" de Mormi Montag; "Graves lesiones corporales" de Juan Mendoza; "Discusión Mayúscula: Extrañando el Roche" de Pablo Fernández; entre otros.

Un documento histórico en cuanto a punk nacional se refiere. Se antoja que estas crónicas rockeras tengán más volúmenes. La banda que escribe ha de tener mucho que contar sobre los toquines que han sido parte de sus vidas.

No hay comentarios.: