11/10/2007

Gracias Karma Boutique


Karma es la tienda de ropa que organizó la tocada de anoche. Ahí es donde todos los darkys y punketos de Monclova compran su ropa. Nos divertimos como enanos en este evento que aunque no tuvo mucha concurrencia resultó una bonita tocada otoñal en la plaza de uno de los museos más hermosos del estado, El Coahuila y Texas. Un ambiente super agradable, casi pueblerino. Cuando llegamos estaba tocando una banda cuyo nombre era una cifra numérica que no recuerdo. Su formación me recordó a los Arcade Fire pues todos parecían primos y hermanos. Había dos chavas, una corista y una guitarrista, además de un chiquitín de aproximadamente 8 años que le daba duro a los tambores. Demostró ser un baterista con bastante futuro. No sé si las rolas de esta banda eran originales. Su estilo me recordó a The Cranberries en su época de “Zombie” con baladas lentas, distorsionadas y melódicas. Nunca me lo esperé de una banda local. A ellos le siguieron los de Transistor con un repertorio de covers y una original, si mal no recuerdo, una especie de ska-punk de ese que esta de moda entre los pandilleros roqueros. Tocaron muy chido pero en lo personal me dan hueva los covers. Opino que no está mal tocar uno o dos, pero un set completo está para bostezar y lloriquear de sueño. Luego nos subimos nosotros abriendo con “Jugándole carreras a la luz” obteniendo una respuesta indiferente de todos los punks y darkys que desde lejos nos veían. Qué gente tan tímida que no se acercaba al escenario. Luego tocamos “Bola de cabrones”, escuchándose una que otra broma entre el público al presentarla. La apatía seguía igual pero nosotros seguimos bien contentotes toque y toque. Los únicos aplausos venían de un grupito de chicas admiradoras de Turbo que no paraban de gritarle que lo amaban con locura. Un club de fans muy entregado. Es bueno tener miembros en la banda con mucho pegue pues en las tocadas siempre habrá gritos eufóricos. Tocamos sólo tres rolas más, teníamos tiempo limitado. Siguieron los de Zona de Violencia, un bajón denso en la tocada, con un metal que a mi gusto le falta pulir. Y no me refiero a que fueron el bajón por aburridos, sino por depresivos, un estilo que se les respeta totalmente. Sus letras, cantadas en voz gutural, hablaban de oscuridad, suicidio, soledad. Yo les recomendaría que tomen prozac para que se alivianen emocionalmente y seguro que sintiéndose bien tocarán mejor. También hay que ensayar mucho y escuchar buenas bandas de metal. A la mierda el emo y el new metal comercial. Nos fuimos a mitad de la tercera rola. Eran las 9 de la noche y no estabamos para bajones.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

en artes tambien deberian de repartir prozac!!!!!!!!!!



besos guapisimo

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=HRodB77sz8A

enano, con todo mi amor.
jajaja

YOU ARE A GHOST dijo...

nunca comulgue con la moda, o la moda nunca comulgo conmigo????