9/01/2007

El solista


Estuvo dos dos la tocada acústica anoche. Acepto que estaba nervioso. No creo que a todos les haya gustado. Tal vez sólo a mis papás y a mis amigos. Y es que cuando te subes a un escenario con la única compañía de tu guitarra es más difícil captar la atención de la gente. Los trovadores, por ejemplo, tienen un poder de convocatoria bien cabrón. Mantienen a la audiencia callada y atenta, atrapándolos con su carisma, presencia y su imponente voz. Siento que anoche no le dejé mucho a la mayoría del público pero de todas maneras me alegra haber tocado en un lugar tan bonito como El Café de Chuy y sobre todo haber tenido la experiencia de tocar frente a un público más adulto al que estoy acostumbrado a tener. Además me sirvió de ensayo para lo de esta noche.

En mi camino a Monterrey tengo que ir ensayando la voz de “Twist & Shout”. Pongie, una banda con la que alternamos hoy, me pidió que cantara ese cover con ellos. Intentaré mantener el tono y que ningún gallo escandaloso se me escape.

Saludos a la gente hermosa que me acompañó anoche.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

enano, nombre nombre nombre que bonito te quedo el flallerese!


yo por eso te quiero mocho.
viva mi enano trobador por un dia (trovador? trobador? probador? jajaja)

Don Francisco dijo...

A la mierda los trovadores!!

Que viva el pache-pop de Piyama!!