7/17/2006

Cuento dominguero

Estaba en casa por la mañana cuando llamaron a la puerta. Me asomé por la ventana y vi a dos jóvenes mujeres vestidas conservadoramente. Ya sabía que eran Testigos de Jehová. Aún así les abrí. Pocas veces me visitan chicas.
-Buenos días joven –dijo la mayorcita –andamos buscando personas cuyo idioma nativo sea el inglés.
Me quedé pensando. La otra muchacha no hablaba. Usaba gafas de sol. Cargaba carpetas, revistas y esas cosas.
-No conozco a nadie –le contesté.
-Es que traemos estos folletos de nuestro templo y los textos están en inglés.
Me enseñó unas revistitas con sobrias caricaturas bíblicas. Sacó más y me dijo:
-Sabes, también traigo estos folletos en español ¿te los dejo? Tal vez te interesen.
Me quedé pensando otra vez. Andan buscando gente extranjera. Seguramente quieren convertir gringos a su religión. Limosna en dólares no suena mal.
-Lo siento –le contesté –la verdad es que no voy a leer esos folletos.
Se lo dije muy seguro así que no insistió. Se despidieron y me porté amables diciéndoles:
-Tengo unos refrescos en el refrigerador ¿les gustaría llevarlos para el camino?
-No gracias joven, no tomamos bebidas gaseosas.
-Ah, yo tampoco.

Imagén tomada del fotolog de los Beef.

No hay comentarios.: