12/23/2005

Feliz Navidad: no la pasen sobrios

VILLONADA PARA ESTAS NAVIDADES

Hacia la Navidad, esa muerta estación,
(¡Cristo hizo simpático el homenaje a los pastores!)
cuando los lobos, todos grises,
beben en los vientos su helada y floja cerveza
y lamen en las nieves el don de su comida,
entonces hace mi corazón su alegre navidad
(¡salud! ¡brindad con heces si acabó la limpieza!)
ganando a los fantasmas del ayer.

¿Y preguntáis con qué fantasmas sueño?
(¿qué fue del fragante atuendo de los magos?)
Con los fantasmas de todos los amores muertos
que hacen humear con miedo a los fuertes vientos
y permiten que el amor retorne con el sol abundante
y mate los recuerdos por los que brindo
(así es como yo bebo, a mi manera)
invitando a los fantasmas del ayer.

¿En dónde están los goces que conquistó mi pecho?
(¡Saturno y Marte cerca de Júpiter!)
¿En dónde están los labios que estrecharon los míos,
ay, dónde las miradas tan límpidas y claras
que a mi pecho ofrecieron el don de su valor?
Yo brindo por los ojos hechos de puro gris
(¿quién es el que conoce cuál era su modelo?)
invitando a los fantasmas del ayer.

No me preguntes, Príncipe, qué hice
ni qué posee Dios que pueda consolarme,
pregúntame primero qué se hizo de los vientos
que invitaron a los fantasmas del ayer.


Ezra Pound (1885-1972)

No hay comentarios.: