11/08/2005

Ricky Martín deprimido

Mi abuelo, al morir, dejó más que devastada a su mascota querida: Ricky Martín, un simpático perro chihuahua color negro. El pobre perrito pasó una semana entera bajo la cama donde dormía mi abuelo. “Pensamos que moriría de tristeza”, dijo un tío. Sin embargo, Ricky es un perro fuerte y ha salido de su depresión. Esto comprueba que los animales también son seres nostálgicos y que pueden llegar a sentir un gran cariño por los humanos. ¡Yo extraño a mi gato! No ha regresado a casa desde hace dos meses. Tengo la esperanza de que ande de parranda y que algún día vuelva.
Abracen a sus mascotas, díganles que las quieren, seguro entienden más de lo que creemos.

No hay comentarios.: