8/01/2005

Cassettes: nostalgia de las cintas

A finales de los 80 comencé mi colección de cassettes. El primero que tuve fue “To the Extreme” de Vanilla Ice. No fue un comienzo grandioso pero admito que me entretenía escucharlo una y otra vez. Pasaron los años y fui adquiriendo más cassettes, ampliando mi colección con rock, género al que sigo fiel desde entonces. Aún conservo la mayoría de mis cintas. Un gran número están perdidas o quebradas. He de tener alrededor de 100, número que hubiera crecido gigantescamente sino hubiera sido por la llegada de los discos compactos. La mayoría de mis cassettes son originales de los cuales hice la siguiente “lista de favoritos”:

Rush – 2112 (1976): un álbum alucinante, lleno de energía y virtuosismo. Lo conseguí a 3 dólares hace tres años. Es el único material que tengo de Rush. Ya es hora de comprar ó quemar cds de ellos.

R.E.M – Murmur (1983): lo adquirí a principios de los noventas después que R.E.M invadiera MTV. Un disco de rock pop sencillo, amigable, melódico, con una portada oscura y alejada de la moda de la época.

Ministry – Psalm 69: The Way to Succeed and the Way to Suck Eggs (1992): este álbum pervirtió mis gustos musicales en mi temprana adolescencia. Una obra maestra del metal industrial. Debe ser uno de los mejores discos del género. Agresividad sonora hecha con pasión desenfrenada. Sonidos futuristas que imponen. Una de mis cintas más preciadas.

Queensrÿche – Empire (1990): compré este cassette por “Silent Lucidity”, una balada romántica y elegante que mostraba la capacidad de esta banda de elaborar hard rock más inteligente con ciertos aires de rock progresivo. El resto del álbum es igual de bueno.

Soundgarden – Badmotorfinger (1991): estaba tan inmaduro cuando compré este cassette que no me di cuenta que tenía en mis manos un álbum clave en la historia del rock de los 90. Años después valoré mucho a “Badmotorfinger”, dándole un lugar especial en mi colección de música. Esas guitarras de Chris Cornell y Kim Thayil son bárbaras.

EMF – Schubert Dip (1991): hasta hoy que escribo el título de este álbum me doy cuenta que tiene un nombre muy interesante. Me encanta este cassette. Muy adelantado a su época. Me atrevo a decir que Garbage quiso hacer algo parecido años después. Claro, no lo hizo nada mal. Pero Schubert Dip es más juvenil, ó sea más divertido. ¿Alguien sabe que fue de EMF? Creo que sacaron sólo dos o tres discos. Deberían hacer un reencuentro.

Nirvana – Come as you are (Single 1992): aunque sólo tenga un track en cada lado, este cassette lo considero especial por su lado B: “Drain you” en vivo tomada de uno de los conciertos de Nirvana que hicieron historia allá en el Halloween de 1991 en un teatro de Seattle. La versión de esta canción muestra a una banda en la cumbre de su carrera, con un sonido joven y honesto.

Faith No More – Angel Dust (1992): este es un álbum con una energía muy especial. Una obra maestra llena de locura. Faith No More preparó un disco espectacular, excelentemente producido y ejecutado. Su discurso tiene sentido de humor, elegancia, agresividad, cinismo. Te provoca una especie extraña de autoestima.

Sepultura – Chaos A.D. (1993): debe ser uno de los álbumes de metal más significativos de la historia. Escuchar Chaos A.D. es comprobar que en el tercer mundo es posible hacer metal pesado de excelente calidad. Ideal para despertar en la mañana con toda la energía del mundo.

Radiohead – Pablo Honey (1993):no entiendo porque los críticos nunca mencionan este álbum de Radiohead. Es muy común leer o escuchar: “Uy sí, The Bends es un gran disco; Ok Computer fue toda una revolución; Kid A muy interesante y vanguardista”. ¿Y Pablito Honey? Personalmente creo que es una excelente propuesta de rock pop británico. Debería escribir un post entero sobre este álbum. Merece ser rescatado. Este es el verdadero rock, sin cirugías ni posturas mamonas. La música de bandas brit-pop como Oasis no es nada junto a esta propuesta hecha por unos jovencitos ingleses que en aquel entonces iniciaban una larga y exitosa carrera.

Depeche Mode – Songs of Faith and Devotion (1993): probablemente sea el inicio de la madurez de Depeche Mode. Erótico, oscuro, religioso. Ideal para escuchar en épocas hormonales de la pubertad.

Pungent Stench – Dirty Rhymes and Psychotronic Beats (Ep 1993): si algún maestro de la secundaria católica en la que estudié hubiera encontrado este cassette entre mis cosas, no solamente me hubiera corrido: también hubiera aconsejado a mis padres de enviarme al psiquiatra ó directamente al manicomio. Pungent Stench es una banda de porno-grindcore cuyos miembros han de tener el cerebro lleno de gusanos que les proporcionan una creatividad muuuy bizarra. En este EP combinan grindcore con techno y house. El resultado es espeluznante. Aún es fecha que me sorprende escuchar esta propuesta. El artwork consiste en dos fotos: una de la banda y otra de una gorda con máscara de cuero, enseñando un moustroso par de tetas y sosteniendo dos cuchillos de carnicero sobre una mesa que tiene un pastel de bodas y restos humanos en putrefacción. No es una foto fácil de contemplar.

Natural Born Killers – A Soundtrack for an Oliver Stone Film (1994): este cassette es una selección de música hecha por Trent Reznor quien se hizo cargo de la producción. Es un álbum lleno de canciones locas y psicópatas como la trama de la película. La variedad de buena música es lo que hace a este soundtrack una joya sonora. Es una dosis asesina compuesta por Bob Dylan, Leonard Cohen, Diamanda Galas, L7, Jane’s Adiction, Nine Inch Nails, entre otros.

Sonic Youth – Experimental Jet Set, Trash and No Star (1994): lo único que pude decir la primera vez que escuché este cassette fue: wow. Aún me sigue encantando esta obra de rock experimentado, con hermosas guitarras y ruidos extraños hechos por procesadores de efectos. Una delicia. “Winner’s Blues” es una de las canciones más tristes que he escuchado.

The Beatles – Anthology 1 (1995): me lo regaló una chica muy guapa en la navidad de 1995. Esta antología es parte importante de las raíces de mucha música que sigue haciéndose este siglo. ¿Qué más podría decir sobre Los Beatles?

Mad Season – Above (1995): alucinante, oscuro, imponente. Un proyecto muy interesante formado por miembros de Pearl Jam, Alice and Chains y Screaming Trees. Tanto se esmeró Mike McCready en este proyecto que ni su banda Pearl Jam pudo llegar a crear un clásico de culto como este. La voz de Layne Staley es la voz de un poeta.

Esos fueron mis cassettes más adorados. Me gustaría tenerlos en CD para evitar que se deterioren. Siento que ya tienen un valor muy grande. Espero que no dejen de fabricar reproductores de audio-cassettes.

No hay comentarios.: