6/12/2005

Ciempiés

Desde que llegó la primavera he encontrado 3 ciempiés en mi casa. El primero lo encontré en mi baño. Medía unos 10 centímetros de largo. Delgado, anaranjado. Lo aplasté con una bota. El segundo lo encontré en mi patio. Acababa de llover y lo encontré en un muro. Más largo: 20 centímetros, muy grueso. Espantoso. Le rocié un poco de insecticida y cayó intoxicado, retorciéndose, agitando sus patitas con cierta violencia. Su cola era azul oscura. Lo aplasté con un recogedor metálico. Aún así, se movía con agilidad. Son difíciles de matar los muy cabrones. El tercero estaba en el suelo de mi recamara. Era pequeñito: un baby ciempiés. Medía 4 ó 5 centímetros. Delgadito. Sus patitas se movían con agilidad. Lo aplasté con la sandalia que llevaba puesta.
Hace casi un año encontré otro en el patio. Ha sido el más grande que he visto. Tan grande que podría darle vuelta al cuello de alguien. De hecho pensé que una vez muerto debería ser disecado o algo así y usarse como un exótico collar.

No hay comentarios.: